Secretos sobre los dulces típicos de Semana Santa

| Sin comentarios

Todos estamos deseando que llegue la Semana Santa, y no por las merecidas vacaciones o por el ambiente cofrade que se respira en cada rincón de España, sino por los riquísimos postres que son tan típicos en esta época del año. Seguro que alguna vez te has preguntado de dónde provienen o cuáles son los secretos de nuestras abuelas, para que les quedasen tan ricos… ¡Casi adictivos!

Leche frita:

La leche de frita es uno de los postres más tradicionales de España, aunque es típico del norte varias regiones se disputan su originalidad. En este caso, Castilla León y el País Vasco, concretamente Valladolid y San Sebastián reclaman el origen de la leche frita, dicen que tienen la auténtica receta. Actualmente, se considera que la leche frita nación en Palencia, extendiéndose por todas las comunidades.

La leche frita es un postre muy sencillo, sus ingredientes básicos son la leche, la harina, el huevo y el azúcar. Se suele presentar con forma cuadrada o rectangular con un tamaño aproximado de 3 o 5 cm y un espesor que no debe superarlos 2 cm. La textura debe quedar suave y blanda, con un color pálido y en la superficie se espolvorea una mezcla de azúcar y canela.

 Ingredientes:

  • 1 litro de leche
  • 120g de maicena
  • 1 piel de limón
  • 120g de azúcar
  • 1 piel de naranja
  • 1 cucharadita de vainilla
  • 1 rama de canela
  • Para el rebozado:
  • 3 huevos
  • 50g de harina
  • Aceite
  • Azúcar y canela

Elaboración:

1.- Aparta aproximadamente 33cl de leche y reserva. Vierte el resto en un cazo, añade las pieles de la naranja y el limón, la rama de canela, y el azúcar. Lleva la leche a ebullición y baja el juego cuando la leche rompa a hervir, aproximadamente 10 minutos a fuego lento, para que la leche se impregne de los sabores. Pasados los 10 minutos, retirar del fuego.

2.- Añade la maicena a la leche que habías reservado, remueve hasta que se disuelva y añade la vainilla.

3.- Cuela la leche del cazo y añade la leche con la maicena. Mezcla bien hasta que todo se integre y caliéntalo hasta que espese, sin dejar de remover. Retira la cazuela del fuego cuando hayas obtenido una textura cremosa.

3.- Vierte la mezcla en una bandeja o molde y espera a que se enfrié, cúbrela para evitar que se forme una costra. Dejamos enfriar en el frigorífico toda la noche.

4.- Corta las porciones del tamaño que desees, y con mucho cuidado vamos sacándolas de la bandeja.

5.- A continuación, toca rebozar la mezcla, prepara un bol con harina y otro con huevos batidos.

6.- Fríe la leche frita en abundante aceite, pasa los trozos primero por harina y luego por huevo. Vamos dándoles la vuelta hasta que se dore por las dos caras, una vez fritas las retiramos de la sartén y rebozamos con azúcar y un poco de canela antes se servir.

Te contamos un secreto a cerca de la leche frita, si te gusta muy cremosa puedes sustituir una parte de la leche por nata o añadir dos yemas de huevo a la leche.

Roscos fritos:

Los roscos fritos tienen una larga trayectoria en nuestro país, pocos son los que pueden decir que no los han probado, pero… ¿Cuál es su origen?

Este dulce tradicional fue introducido por los árabes en el siglo X, en aquella época todavía no tenían la apariencia actual, sino que se asemejaban a un buñuelo. Con el tiempo la receta, como la forma fueron cambiando y mejorando. Por un lado, se dieron cuenta de que la masa no se freía bien por el centro, así que decidieron hacerles un agujero.

Por otra parte, añadieron el huevo a la elaboración, que hacía que los roscos ganasen firmeza y sabor. Un dato curioso es que este dulce sería el antecesor de muchos de los productos más populares de nuestro país, como el churro.

Ingredientes:

  • 600g de harina
  • 200ml de leche
  • 250g azúcar
  • 3 huevos
  • 250 de aceite de oliva
  • 12g de levadura química
  • Cascara de 1 limón
  • Azúcar para el rebozado
  • Aceite de oliva para freír

Elaboración:

1.- En una sartén freímos la corteza del limón para aromatizar el aceite, retiramos y dejamos enfriar.

2.-Batimos los huevos, añadimos la leche y mezclamos. Echamos el azúcar poco a poco, al mismo tiempo que seguimos mezclando. Finalmente añadimos el aceite con aroma de limón y la levadura, seguimos mezclando.

3.- A continuación, vamos agregando poco a poco la harina, hasta que adopte la consistencia de una masa. Vamos amasando con las manos hasta que la masa sea homogénea.

4.- Nos untamos las manos con un poco de aceite, para que la masa no se nos pegue a las manos. De la masa, vamos haciendo bolitas, que luego daremos forma de rosco. Otra forma muy sencilla es hacer un rulo y unir los extremos.

5.- Una vez tenemos la forma deseada de nuestros roscos, freímos en abundante aceite. Por último, antes de que estén fríos los rebozamos en azúcar.

Torrijas:

La historia de las torrijas se remonta al imperio romano, la primera referencia de la que hay constancia está en la obra de Apicio, quién recopiló recetas romanas de los siglos IV o V. En la Edad Media esta receta fue ampliamente conocida, y es que las torrijas son un postre tan sencillo y lógico que es de los dulces más antiguos de los que se tiene constancia. En España, el término torrija aparece documentado en el siglo XV, en un villancico de Juan del Encina “Miel y muchos huevos para hacer torrijas”, al parecer era un plato indicado para las mujeres que acababan de dar a luz.

¡Hasta Lope de Vega menciona las torrijas es sus obras! Y es que la torrija siempre ha sido muy popular, ya que se debe a la necesidad de aprovechamiento del pan sobrante durante el tiempo en el que no se podía comer carne, la cuaresma.

Ingredientes:

  • 1 Barra de pan del día anterior
  • 1 Litro de leche
  • 1 Rama de canela
  • 3 Huevos
  • Piel de un limón
  • 4 Cucharadas de azúcar
  • Aceite
  • Azúcar y canela para rebozar

Elaboración:

1.- En un cazo ponemos leche con la canela, añadimos el azúcar y la piel del limón. Llevamos a ebullición y retiramos del fuego.

2.- Cortamos el pan en rodajas, y las sumergimos en la leche para que se empapen bien.

3.- Rebozamos el pan por huevo y freímos en abundante aceite hasta que adquieran un color dorado.

4.- Aun calientes, rebozamos en azúcar y canela.

Si quieres que tus torrijas tengan un sabor mucho más intenso, ahí va un truco. Déjalas en la leche toda la noche y su sabor será mucho más intenso.

Como ves es una receta muy fácil y riquísima, puedes tomarlas con frutas, nata, caramelo, chocolate. Hay un sinfín de posibilidades cuando de torrijas se trata, no es de extrañar que hayan sido tan populares a lo largo de la historia.

Pestiños:

En Andalucía, es el postre navideño y de Semana Santa más popular. Un dulce con origen árabe y mezcla de culturas. Por ello su historia es muy antigua, hay quien cree que el pestiño es herencia de la tradición cristiana, judía y musulmana.

En la antigüedad romana existía un dulce muy similar, elaborado con harina de trigo, frito en manteca y bañado en miel. Las especias que suele llevar el pestiño, son claramente debido a la influencia musulmana. La canela, el sésamo, el ajonjolí, recuerda mucho a la shebbakiyya marroquí, un dulce frito elaborado para el Ramadán.

La cocina judía y sefardí, tienen recetas similares a los pestiños, como las fijuelas, una masa frita bañada en almíbar.

Ingredientes:

  • 1 Vaso de aceite
  • 1 Vaso de vino blanco
  • 1 Rama de canela
  • 1 Cascara de limón
  • 1 Cucharada de sal
  • 750g de harina
  • Aceite para freír
  • Azúcar para emborrizar

Elaboración:

1.- Ponemos el vaso de aceite en una sartén con la canela y la piel del limón, freímos para que el aceite tome los sabores del limón y la canela. Colamos el aceite y dejamos que se enfrié.

2.- Al aceite incorporamos el vaso de vino, sal, un poco de harina y mezclamos bien.

3.- Añadimos la harina poco a poco, hasta que sea una masa homogénea.

4.- Esta masa es muy fácil de manejar gracias al aceite. Formamos bolitas, estiramos con un rodillo y unimos los laterales presionando bien, esto es muy importante para que no se nos abran al freírlos.

4.- Freímos en abundante aceite hasta que queden dorados, por último, antes de que se enfríen rebozamos en azúcar.

 Ahora que sabes cómo se elaboran algunos de los dulces más populares de España, es el momento de lanzarte a la aventura y hacerlos en casa. Puedes improvisar o innovar, crear estas o nuevas versiones. Deja volar tu imaginación y… ¡Manos a la masa!

Autor: La Tienda Directa

Tu centro comercial online. Tecnología, belleza, hogar, bricolaje y electrónica a un click.

Deja un comentario

Los campos requeridos estan marcados con *.